Diez Libros

Argumentos de temporada, para gustos no exquisitos

requesón y mantequilla, a todos nos gusta el frito

Dibujo de Pablo Sánchez Herrero

uno de nuestros mejores amigos en el momento clave de la película

Lecturas para el baño

Justificación razonada

la cuestión aquí radica en la imposibilidad de hacer que el espíritu no de bandazos, patadas de ahogado. Así es el espíritu, caprichoso, lo sabían muy bien los monjes medievales. El baño, paradójicamente, nos ofrece la oportunidad de fijar con efectividad, aunque sea un espacio de tiempo muy corto, esos vaivenes del alma. ¿quién no es capaz de aplacar todos sus monstruos interiores mientras está sentado en la taza del wáter? Momento perfecto para la lectura ligera, a ser posible con ilustraciones.

Winston J.B. Churchill (1942)

Antología del humor negro