Diez Libros

Argumentos de temporada, para gustos no exquisitos

requesón y mantequilla, a todos nos gusta el frito

Dibujo de Pablo Sánchez Herrero

Profesores que escriben libros

Esta es una de esas cosas inevitables, la razón de ser de mucho de lo mejor y lo peor de la Academia. Los profesores son personas normales que en un momento determinado de su vida ven la necesidad de sumar sus esfuerzos a la historia.

Adorno en un día tranquilo, al parecer esbozando una sonrisa.
Adorno, en un día tranquilo, olvidándose de la estética, y «parece» que esbozando una sonrisa

La vida Maravillosa, Stephen Jay Gould

 Cuando todavía estudiaba en la universidad pasé una temporada enganchado al tema de la evolución de las especies: hubo un momento en que toda mi casa estaba llena de libros, películas y todo tipo de material relacionado. Me obsesionaba Darwin, su historia, un caballero inglés hasta la médula que se mete de lleno en la ciencia y termina demostrando que no somos precisamente el sumun de la creación de dios, como creían con fervor los británicos blancos ricos y orondos de mediados del XIX, sino un accidente más en la infinita espiral del cambio que es la historia de la vida en el planeta.